Cuándo iniciar el cribado de cáncer de mama


Cuándo iniciar el cribado de cáncer de mama


Cribado de cáncer de mama

 

Una de las preguntas habituales en la consulta de ginecología, es sobre cuándo iniciar el cribado de cáncer de mama. La exploración de la mama es una de las acciones habituales en la visita anual a la consulta de ginecología, y a menudo se indica la realización de una mamografía y/o una ecografía de mama. De forma ideal, la paciente acudirá anualmente a la revisión de ginecología, en la cual se le realiza una exploración de mama y se le indicaran las pruebas de cribado necesarias según cada caso.

 

Cribado del cáncer de mama

La prueba de cribado de cáncer de mama es la mamografía. La ecografía de mama se utiliza de forma habitual para complementar la mamografía. No existe ninguna evidencia de que la radiación producida por la mamografía aumente el riesgo de tumorales malignos en la mama.

Según la American Cancer Society, sobre el cribado de cáncer de mama:

  • Existe una evidencia moderada para la mamografía anual entre los 40 y los 44 años de edad.
  • Hay una evidencia fuerte para la mamografía anual entre los 45 y los 54 años de edad.
  • Existe una evidencia moderada para la mamografía anual o bianual entre los 55 y los 75 años de edad.
  • Las mujeres mayores de 75 años deben continuar el cribado siempre que su salud sea buena y tengan una esperanza de vida de 10 años o más.

 

Beneficios del cribado de cáncer de mama

La aplicación de los programas de cribado de cáncer de mama junto con los avances en el tratamiento en los últimos años, han permitido reducciones significativas en la mortalidad por cáncer de mama. La mamografía y la exploración mamaria pueden detectar cáncer de mama presintomático, permitiendo:

  • Mejoría del pronóstico.
  • Disminución de la mortalidad.
  • Tratamientos oncoplásticos, que permiten un mejor resultado estético.

 

Riesgos del cribado precoz de cáncer de mama

Sin embargo, el inicio precoz de las pruebas de cribado de cáncer de mama no está exento de riesgos:

  • Falsos positivos entre los 40 y los 49 años (20% de las biopsias).
  • Sobrediagnóstico (5 – 15% de los casos): diagnóstico de cáncer que nunca se hubiera manifestado clínicamente durante la vida de la mujer.
  • Sobretratamiento: tratamiento de cáncer que se hubiera vuelto clinicamente aparente pero que no hubiera acortado la vida de la mujer.
  • Sobrediagnóstico y sobretratamiento en mujeres mayores.
2 Comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.