Inducción del parto


INDUCCIÓN DEL PARTO


¿QUÉ ES?

La inducción del parto hace referencia al intento de provocar trabajo de parto a una gestante. La forma de inducir el parto a una gestante combina métodos farmacológicos (como la oxitocina) y no farmacológicos (como la rotura de bolsa amniótica).

 

¿POR QUÉ SE REALIZA?

Los motivos por los que se puede indicar una inducción del parto son múltiples, siendo los más frecuentes la rotura prematura de membranas que se prolonga en el tiempo, y la gestación cronológicamente prolongada:

  • Rotura prematura de membranas prolongada. En las gestantes por encima de las 34 semanas de gestación, generalmente la rotura de bolsa implica la finalización de la gestación. En la mayoría de los casos el parto se va a desencadenar de forma espontánea, pero si no es así, es necesario provocar el parto.
  • Embarazo cronológicamente prolongado. Cuando la gestación sobrepasa la semana 41, generalmente se fija una fecha en esta semana para finalizar la gestación. El motivo es que los riesgos de esperar a que se desencadene espontáneamente el parto exceden a los riesgos de la inducción del parto.

SEGURIDAD

La inducción del parto es un procedimiento seguro, que se realiza siempre en un ambiente hospitalario. Consiste en inducir contracciones a la gestante mediante la perfusión de oxitocina, así como la rotura de la bolsa amniótica, lo cual también favorece el desarrollo de trabajo de parto. No obstante, hay que tener en cuenta que se trata de un proceso generalmente largo y más doloroso que el parto que se inicia espontáneamente. La probabilidad de cesárea también está aumentada en los casos de inducción del parto, sobre todo en los casos de pacientes que no han tenido un parto vaginal previo.

BORRAMIENTO Y DILATACIÓN CERVICAL

 

MADURACIÓN CERVICAL

En muchas ocasiones la inducción del parto requiere de un paso previo de maduración del cuello uterino. Consiste en la utilización de métodos para mejorar las condiciones en las que luego se va a llevar a cabo la inducción del parto. Lo que se persigue es aumentar el borramiento y la dilatación del cuello del útero, así como reblandecer el cérvix y mejorar su posición. La maduración del cuello uterino se realiza también en ambiente hospitalario el día previo a la inducción. Se puede llevar a cabo mediante fármacos (prostaglandinas) o mediante métodos mecánicos que actúan sobre el cuello uterino.

 

MADURACIÓN CEL CUELLO UTERINO CON MÉTODOS MECÁNICOS

 

Siempre que se indique una finalización de la gestación mediante inducción del parto con o sin maduración cervical, es fundamental que la gestante conozca previamente como va a ser el procedimiento. Que la embarazada sepa el motivo y la forma de la finalización del parto, va a contribuir a disminuir notablemente la incertidumbre que genera el ingreso hospitalario, y sin duda va a mejorar las posibilidades de éxito (parto vaginal) de la inducción.

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.