Legrado obstétrico o tratamiento médico del aborto


LEGRADO OBSTÉTRICO O TRATMIENTO MÉDICO DEL ABORTO


¿Es mejor el legrado obstétrico o el tratamiento médico del aborto?. Esta pregunta siempre aparece cuando por desgracia diagnosticamos un aborto durante el primer trimestre. En el caso de que se diagnostique en la consulta un aborto durante el 1º trimestre de la gestación, ofrecemos 3 opciones:

  • Legrado obstétrico.
  • Tratamiento médico del aborto.
  • Esperar a que se inicie el aborto de forma natural. En principio esta opción suele ser descartada por las pacientes, ya que se prefiere solucionar la situación cuanto antes. Tampoco es una opción que guste a los ginecólogos, ya que es difícil predecir cuando va a ocurrir, o si la paciente necesitará tratamiento quirúrgico o médico.

LEGRADO OBSTÉTRICO

El legrado obstétrico consiste en el vaciamiento de la cavidad uterina. Es un procedimiento quirúrgico que se realiza en quirófano bajo sedación anestésica. Su utilizan unos instrumentos quirúrgicos llamados legras, que permite realizar un vaciado y raspado de toda la cavidad uterina con el fin de que esta quede libre de restos abortivos.

Habitualmente la paciente recibe un tratamiento preparatorio 4-5 horas antes mediante prostaglandinas vaginales. Esto ayuda a que el cuello del útero se dilate y el procedimiento sea más sencillo y menos cruento. El hecho de que el legrado se realice en quirófano, permite la recogida de los restos abortivos y su envío al laboratorio de anatomía patológica para su análisis. La paciente es dada de alta el mismo día del legrado, quedando resuelto el aborto ese mismo día.

TRATAMIENTO MÉDICO

El tratamiento médico del aborto se realiza mediante la administración de prostaglandinas vaginales, pero en mayor dosis de la administrada para la preparación del legrado obstétrico. El tratamiento se lo administra la paciente en casa, lo cual le genera contracciones y dilatación cervical, dando lugar a la expulsión de los restos abortivos.

Esto permite a la paciente ahorrarse el ingreso hospitalario y la intervención quirúrgica. Por contra, se trata de un proceso doloroso a pesar de que se administra una pauta analgésica potente. La paciente va a presentar un sangrado abundante en su domicilio, pero que generalmente es autolimitado. La mayoría de las veces no es posible recoger muestra para enviar al laboratorio de anatomía patológica.

LA MEJOR OPCIÓN

La mejor opción es aquella que se adapte a las necesidades de la paciente. De forma ideal, deben ser expuestas en consulta ambas opciones para que la paciente decida aquella que le es más adecuada para su situación. Los ginecólogos debemos realizar un esfuerzo informativo para que las pacientes puedan decidir lo mejor para ellas mismas.

 

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.