CERCLAJE DE CUELLO UTERINO


CERCLAJE DE CUELLO UTERINO


El cerclaje de cuello uterino consiste en cerrar quirúrgicamente el cuello del útero para evitar que se produzca la expulsión fetal. Esta intervención se realiza en aquellos casos en los que se piensa que el cuello del útero no es capaz de mantenerse cerrado por sí solo.

CUANDO REALIZAR EL CERCLAJE

En cerclaje lo vamos a realizar en 3 situaciones:

  • En aquellos casos en que la paciente tenga antecedentes en embarazos previos, que hagan pensar que presenta un cuello uterino incompetente. También se denomina cerclaje profiláctico. Habitualmente se realiza entre la semana 12 y 14 de embarazo. Se recomienda en aquellos casos en los que exista historia de 3 o más pérdidas inexplicadas en el 2º trimestre y/o partos pretérmino.
  • Casos en los que, en una ecografía del cuello del útero durante el embarazo, se observe que este se va modificando de forma asintomática para la paciente. También se denomina cerclaje terapéutico. Habitualmente se realiza entre las semanas 14 y 24. Cada situación clínica debe ser individualizada, de tal forma que los antecedentes de la paciente juegan un papel fundamental en la toma de decisiones.
  • Pacientes que presentan dilatación del cuello del útero y exposición de la bolsa amniótica. También se denomina cerclaje de emergencia. Se trata de una situación de extrema gravedad, de tal forma que la paciente debe participar de forma activa en la toma de decisiones. Habitualmente se produce en casos con alto riesgo de prematuridad extrema, por lo que es preciso realizar el máximo esfuerzo a la hora de explicar los riesgos y beneficios de realizar el cerclaje.

TIPOS DE CERCLAJE

El cerclaje del cuello del útero se puede realizar tanto por vía abdominal como por vía vaginal. Generalmente el cerclaje abdominal se reserva para aquellos casos en los que hay antecedentes de un fracaso del cerclaje vaginal, el cuello es excesivamente corto, o con situaciones que dificultan la sutura vía vaginal. El cerclaje abdominal se puede realizar por vía laparoscópica.

CUANDO NO SE DEBE REALIZAR

Existen diversas situaciones que nos contraindican la realización de un cerclaje:

  • Malformación/anomalía fetal severa.
  • Infección intrauterina.
  • Sangrado activo de cavidad uterina.
  • Paciente en trabajo de parto activo y/o rotura de bolsa.

CUANDO RETIRAR EL  CERCLAJE

La retirada del cerclaje se realiza alrededor de la semana 37 en aquellos casos en los que se prevé un parto vaginal. En casos de cesárea programada, el cerclaje se retira del día de la intervención. En casos de cerclaje abdominal, la vía del parto será siempre una cesárea, y el cerclaje se puede dejar colocado tras la cesárea.

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.