Traslucencia nucal


TRASLUCENCIA NUCAL


La traslucencia nucal es la medida mediante ecografía de un acúmulo de líquido bajo la piel de la nuca del feto. De forma rutinaria, se mide en la ecografía de semana 12, dentro del programa de detección precoz de alteraciones cromosómicas fetales.

SIGNIFICADO

Durante el primer trimestre de la gestación, la traslucencia nucal va aumentado de forma progresiva a medida que avanza el embarazo. Por tanto, la medida debe encajarse siempre dentro de un determinado tamaño del feto. Tanto es así, que una misma medida puede ser patológica en fetos con una longitud cráneo-caudal de 50 mm, y completamente normal en fetos con una longitud cráneo-caudal de 82 mm. De hecho, siempre se debe buscar el percentil al que pertenece la medida de la traslucencia nucal dentro de la edad gestacional, considerando que está patológicamente aumentada cuando sobrepasa el percentil 99 para la edad gestacional en la que se encuentra el feto.

CONSECUENCIAS

 

Cuando en el primer trimestre se detecta una traslucencia nucal aumentada, esto supone un marcador potente de anomalías cromosómicas fetales. Además, un aumento patológico esta asociado con otras complicaciones fetales:

 

 

  • Malformaciones cardíacas, esqueléticas, y/o faciales.
  • Síndromes genéticos.
  • Infecciones fetales.
  • Retraso en el crecimiento intrauterino.
  • Muerte intraútero del feto.

SEGUIMIENTO

Por todos estos motivos, cuando se detecta una traslucencia nucal aumentada, se debe considerar el embarazo de alto riesgo. Esta indicado realizar un examen morfológico precoz de la anatomía del feto, así como ofrecer la posibilidad a los padres de realizar un estudio invasivo (biopsia corial / amniocentesis) para el estudio del cariotipo del feto. Se recomienda la realización de un cariotipo molecular, que es capaz de detectar anomalías cromosómicas de menor tamaño que las detectadas por el cariotipo convencional.

Si los estudios anatómicos del feto son normales en la semana 16 y en la semana 20, con especial atención al corazón fetal, y la medida de la traslucencia nucal es normal en semana 20; podremos afirmar que los riesgos para ese embarazo se han igualado a los de un embarazo de curso normal.

Si, por el contrario, la medida de la traslucencia nucal permanece aumentada en semana 20 y los estudios arrojan un resultado de normalidad; existe un riesgo añadido de:

  • Síndrome genético no detectable en el cariotipo molecular.
  • Muerte fetal.
  • Malformaciones fetales que hayan pasado inadvertidas al examen ecográfico.

Resulta fundamental que la medida de la traslucencia nucal durante el primer trimestre de la gestación sea realizada por un especialista en diagnóstico prenatal, dado que, del valor de esta medida, se derivan consecuencias importantes para el curso del embarazo.

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.