Malformaciones del aparato genital femenino


MALFORMACIONES DEL APARATO GENITAL FEMENINO


Las malformaciones congénitas del aparato genital femenino se definen como desviaciones de la anatomía normal, como consecuencia de una alteración durante el desarrollo embrionario. Son poco frecuentes, presentándose entre el 4% y el 7% de las mujeres.

 

CLASIFICACIÓN

Existen varias clasificaciones de las malformaciones del aparato genital femenino. Con el objeto de simplificar la clasificación, aparece la propuesta por la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología y la Sociedad Europea de Endoscopia Ginecológica:

 

  • U-0: útero normal.
  • U-1: útero dismórfico. Son todos los casos en los que externamente el útero es normal (salvo el útero septo), pero la morfología de la cavidad interna está alterada. Puede dividirse en U1a (útero en T), U1b (útero infantil), o U1c (otros).
  • U-2: útero septo. Un sexto divide la cavidad endometrial en 2 mitades. Puede dividirse en U2a (septo parcial) y U2b (septo completo, que puede o no asociar septo en el cuello del útero y/o en la vagina).
  • U-3: útero bicorne o bicorporal. Puede dividirse en 3 subtipos: U-3a (bicorne parcial), U-3b (bicorne completo), U-3c (bicorne septado).
  • U-4: hemiútero. Este hemiútero puede acompañarse de un hemiútero rudimentario (U4a) o no (U4b).
  • U-5: útero aplásico. El útero está ausente, pudiendo existir un útero rudimentario (U5a) o no (U5b).
  • U-6: casos no clasificados en los apartados anteriores.

Además, tenemos la clasificación de las malformaciones del cuello del útero y de la vagina:

Malformaciones del cuello uterino:
    • C-0: cuello uterino normal.
    • C-1: cérvix septo.
    • C-2: cérvix doble.
    • C-3:  hemicérvix.
    • C-4: cérvix aplásico (ausente).
Malformaciones de la vagina:
    • V-0: vagina normal.
    • V-1: existencia de un septo vaginal longitudinal no obstructivo.
    • V-2: existencia de un septo vaginal longitudinal obstructivo.
    • V-3: existencia de un septo vaginal transverso con / sin himen imperforado.
    • V-4: ausencia total o parcial de vagina.

CÓMO SE DIAGNOSTICAN

El diagnóstico de las malformaciones del aparato genital femenino se realiza mediante la exploración física y la realización de ecografía tridimensional. Sin embargo, en determinados casos puede ser necesaria la realización de pruebas adicionales como es el caso de la histerosonografía o de la histeroscopia diagnóstica.

QUÉ CONSECUENCIAS TIENEN

La principal consecuencia de las malformaciones del aparato genital femenino se producen sobre la capacidad reproductiva de la mujer. Así, dependiendo del tipo de malformación, las consecuencias serán más o menos graves. Fundamentalmente, las malformaciones del aparato genital femenino se relacionan con:

 

¿ES POSIBLE EL TRATAMIENTO?

En un gran porcentaje de los casos sí es posible el tratamiento. De hecho, mediante cirugía puede restablecerse la anatomía normal del útero en muchos de los casos. No obstante, cada caso debe estudiarse de forma individual en base a las particularidades que presente la paciente. Además, es fundamental valorar los antecedentes reproductivos que presente la paciente.

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *